Verdades de la cosmética erótica

Conoce en esta nota algunos aspectos importantes de esta industria de bienestar sexual.

Por Jessica Ramos Valenzuela

La cosmética erótica es una industria que crece cada día. Ella está compuesta por todos aquellos productos cosméticos que mejoran el bienestar sexual de las personas y de las parejas. Entre ellos están los lubricantes íntimos, los bálsamos y geles excitantes, los aceites para masajes eróticos, los potenciadores masculinos, las cremas besables, los facilitadores de sexo oral, entre muchos otros productos que son un apoyo para tener una vida sexual activa y placentera.

Entendiendo su importante es que definimos 5 verdades de esta industria.

  1. Potencia los sentidos en el sexo

Si bien es lógico el pensar que para tener un encuentro sexual placentera hay que usar los sentidos, el estrés, la vida acelerada, las preocupaciones y la falta de espacio y tiempo para la intimidad, muchas veces hace que nos olvidemos de esto. Por lo mismo, la cosmética erótica, con sus productos con efectos adiciones (sabor, aroma, efectos de frío, calor, etc) nos permiten potenciar nuestros sentidos y por ende, reencontrarnos con la sensualidad y el erotismo.

  1. No hace magia

Es importante recalcar que no existen lo productos mágicos y que la cosmética erótica no tiene un fin médico, por ende, no se puede esperar que cure disfunciones sexuales. Ahora, tampoco se puede esperar que por solo aplicar el producto, el sexo será más placentero, el trabajo más importante es de la persona y/o de la pareja, y esto parte por tener la voluntad de experimentar nuevas sensaciones y salir de la rutina. La cosmética sensual, se entiende, como un apoyo, no como la solución a todos nuestros problemas de intimidad.

  1. Vencen

Todos los productos tienen una fecha de vencimiento que es indicada en el envase. Después de esta fecha, es posible que el producto no genere ningún efecto o puede perjudicar nuestra salud. Ahora, también es vital, siempre mantener cerrados los productos, ya que de lo contrario, también pueden estropearse.

  1. No son peligrosos

Pero lo importante es siempre comprar estos productos en lugares establecidos y confiables que cuenten con certificados de entidades de salud que indiquen que los productos han sido testeados dermatológicamente, ya que no hay que olvidar que ellos toman contacto directo con la piel y con la zona íntima.

Jessica Ramos

Comentários Facebook