Señales que indican que te falta sexo

El tener sexo no es sólo algo placentero, sino que también es algo que nos aporta para tener una mejor salud y una mejor calidad de vida. Por ende, la falta de este tipo de actividad, nos podría traer consecuencias negativas en nuestra existencia y que se vería reflejada en nuestro día a día. Para estar informadas y alertas de este fenómeno te entregamos algunos indicadores que apuntan a que quizás deberías pensar dos veces sobre, por ejemplo, haber tomado la decisión de mantenerte abstinente durante un tiempo demasiado prolongado.

Por Jessica Ramos V.

Hemos hablado anteriormente sobre todos los beneficios que llegan a nuestra vida justamente por tener una vida sexual activa y satisfactoria, pero ¿qué pasa cuando no tenemos sexo? Bueno,  según una serie  de estudios e investigaciones, nuestro cuerpo reclama y nos hace ver que eso no está nada de bien. Acá algunas señales de nuestro organismo que estaría pidiendo a gritos la reanudación de nuestra vida sexual.

Falta de sueño: La actividad sexual permite la liberación de una hormona llamada oxitocina que es un sedante de natural y que ayuda a conciliar un sueño reparador, cuando falta, es posible que sufras algún nivel de trastorno del sueño, insomnio, por ejemplo.

Envejecimiento: El sexo permite la producción de colágeno que hace que nuestra piel luzca más tersa y también menos arrugada, por ende, las mujeres que pasan mucho tiempo sin actividad sexual y a la vez tampoco toman medidas para prevenir el envejecimiento (aplicación de cremas etc), es posible que tengan más arrugas y/o aparenten tener más edad de la que realmente tienen.

Acné: No es un mito que por no tener sexo salen más espinillas, ya que durante la actividad sexual se produce progesterona que ayuda a evitar que nos salgan granos.

Flacidez: Increíble pero cierto, el sexo, es lejos uno de los mejores ejercicios que podemos realizar para tonificar nuestros músculos, si prescindimos de este tipo de actividad y tampoco nos procuramos de caminar o hacer otro tipo de ejercicios, es posible que luzcamos más bien fofas.

Menos vida social: Los orgasmos y el sexo en sí nos entregan endorfinas que nos ayudan a andar más alegres y más sociables por la vida. Por ende, no es poco común ver que las mujeres que no tienen mucha vida sexual sean más bien ermitañas y eviten encuentros sociales con otros.

Dolores: El sexo incluso hace que tengamos menos dolores de cabeza o dolores menstruales ya que actúa como un analgésico mucho más sano y efectivo que cualquier otro medicamento o pastilla.

Más gripes y otros: El sexo también entrega anticuerpos para combatir esos típicos resfríos molestos de invierno o hasta infecciones que nos atacan porque tenemos bajas las defensas. De acuerdo a un estudio realizado por expertos de la universidad de Wilkes en Pensilvania, el sistema inmunológico podría mejorarse teniendo sexo al menos una o dos veces por semana.

Desmemoriada: La actividad sexual oxigena la sangre y por ende ayuda a que tengamos una mejor memoria y hasta nos volvamos inteligentes, en el sentido que nos ayuda a tener una mayor capacidad para adquirir nuevos conocimientos.

Menos autoestima: No es un misterio ni un secreto para nadie que la falta de sexo hace que no estemos muy satisfechas con nosotras mismas, y por ende, sintamos una merma en nuestro amor propio.

Más estrés: Una abstinencia sexual prolongada más de lo normal, podría hacer que anduviéramos más irritables y estresadas por la vida.

Más depresiva: Estudios han concluido que las personas que tienen poco o nada de sexo en sus vidas, tienden a ser menos estables emocionalmente. Si bien cabe recalcar que esto no es un factor decidor, sí se ha visto una relación entre la falta de sexo y los caracteres depresivos o negativos.

 

Jessica Ramos

Comentários Facebook