Posturas sexuales antiestrés

Cuanto más sexo practicamos, más bajos son los niveles de estrés del organismo, así siempre lo ha dicho la sabiduría popular.

Por Jessica Ramos Valenzuela

Un grupo de científicos realizó un estudio donde este hecho se comprobó. Esta investigación fue realizada por Benedetta Leuner y sus colegas del Instituto de Neurociencia de la Universidad de Princeton (EE UU) del que se hacía eco la revista científica PLoS One.


El sexo es un verdadero 
spa de relajación en todos los sentidos, sobre todo si practicas algunas posiciones determinadas. Acá podrás conocer algunas que te ayudarán a pasar un momento agradable y decir adiós al estrés.

 Cucharita

Esta es una de las posiciones más tiernas y envolventes, en la que el compañera masculino abraza a su pareja en posición fetal. No solo garantiza el placer, sino también una agradable sensación de protección.

 

El reencuentro
Las posturas que proporcionan contacto visual durante el coito son perfectas para que el contacto vaya más allá de lo físico. En este caso, además de estrechar vuestra relación, el tendrá fácil acceso a los pezones de su compañera y ella a las zonas erógenas de él. Ella se siente sobre él, quien también ya está sentado.

Caracola

La mujer se recuesta con las piernas levantadas, y cubre con los tobillos cruzados la cabeza de su pareja. El hombre ingresa desde la postura del misionero, además de tener las manos libres para estimular el clítoris.

Cara a cara
Sexi y fuerte. En esta posición se combina la pasión y no se sacrifica la intimidad. Lo mejor es hacerlo al borde de la cama o sofá, solo hay que sentarse en su regazo y agarrarse de la espalda de tu pareja. Utilice la fuerza de sus piernas y rodillas para realizar el movimiento.

 

La x
En esta postura lo más importante es el control, él debe mantenerte boca arriba en la cama.  Ahora será tu turno: date la vuelta y súbete encima y deja que te penetre. Extiende tus piernas hacia atrás y colócalas  sobre sus hombros, relajando el torso sobre la cama entre sus piernas. Ahora con tus piernas y las de él formen una X, empieza a deslizarte arriba y  abajo. Utiliza sus piernas para ayudarte a impulsarte.

Jessica Ramos

Comentários Facebook