Posiciones sexuales que te ayudarán a conseguir los mejores glúteos

¿Te perdiste un día de gimnasio? No te preocupes, algo tan placentero como el sexo te puede ayudar a tener los mejores glúteos.

Por Jessica Ramos Valenzuela

El sexo es un gran aliado para tener los mejores glúteos, pues si quieres tonificarlo deja los típicos ejercicios de lado y comienza a practicar estas posiciones sexuales. Acá encontrarás una variedad de posiciones que con un poco de paciencia y ganas podrás hacer junto a tu compañero sexual.

 

El misionero
Esta pose funciona si se practica con las piernas abiertas y apoyando los pies sobre una superficie, de esta manera se eleva la pelvis, lo que hace tensar y ejercitar los músculos de la zona. Para que esto sea efectivo no debes colocar una almohada debajo, porque se pierde la tensión.

 

El perrito
Con esta posición además de estimular los músculos pélvicos que producen los orgasmos, ejercita y fortalece los glúteos con cada movimiento de penetración de la pareja. Se puede practicar en cualquiera de sus versiones: con la espalda arqueada, de pie y de puntillas.

 

En cuclillas
Puedes utilizar esta posición en dos formas diferentes, la primera para practicarle sexo oral, para esto debes colocarte en cuclillas.
La segunda es para la penetración, ahí debes sentarte sobre tu pareja y hacer sentadillas o ranas, así ejercitarás además de los glúteos, las piernas.

 

La carretilla
Esta posición sexual es la que más esfuerzo físico requiere, pero además de tonificar la zona de los glúteos, también lo hace con los brazos. Para esta pose la mujer debe colocarse boca abajo apoyándose sobre sus manos, mientras que su pareja la sujeta y la eleva por la cadera, para poder penetrarla.

 

El arado
Esta es una posición de yoga, también conocida como halasana. La mujer debe tumbarse sobre la espalda con las piernas juntas y las palmas de la mano hacia abajo. Se deben levantar las piernas, formando un ángulo de 90 grados, elevando las piernas hacia atrás y levantando la espalda del suelo. Con las piernas juntas, se debe exhalar y doblar las rodillas sobre la frente.

Es una postura que obliga al hombre a hacer sentadillas al penetrar a su pareja. Se trabajan glúteos y gemelos, al no poder apoyar todo su peso sobre la mujer.

El sometido
En esta postura, el hombre se tumba con las piernas juntas y la mujer se coloca encima, dándole la espalda a la pareja. Ahora nos podemos mover de cuclillas, practicando sentadillas, o doblar las piernas hacia atrás para lograr una mayor estabilidad.

Jessica Ramos

Comentários Facebook