El mapa del placer masculino

El cuerpo masculino tiene un sinfín de rincones que pueden entregar placer a destajo, estimulados con suavidad, destreza y por supuesto, con mucha pasión. Acá te entregamos el listado de estas zonas más erógenas.

Por Jessica Ramos V.

Cuando alguien piensa en una zona erógena masculina, posiblemente lo primero que se venga a la mente sea el pene. Pero al igual que las mujeres, ellos tienen mucho más potencial de excitación que esa zona. Acá te damos algunos lugares donde ellos podrían explotar de placer.

Orejas: Esta parte de nuestro cuerpo cuenta con muchas terminaciones nerviosas, es por esto que las orejas son tan sensibles al tacto o a las caricias. Por lo mismo se trata de una zona muy erótica. Un  buen consejo es morder despacito el lóbulo, susurrar palabras subidas de tono o gemir.

Cuero cabelludo: Una caricia en la cabeza o un jaloncito de cabello siempre puede ser algo estimulante, ya que esta es una zona muy estimulante y lo mejor es que es de muy fácil acceso.

Labios: No hay nada que pueda ganarle a un buen beso. Hay miles formas de besar, no en vano el kamasutra tiene su propio catálogo de besos eróticos. Puedes lamer, mordisquear, rozar, tocar, en fin son múltiples las posibilidades.

Cuello: Un lugar altamente sensible y erótico. Puedes aprovechar este lugar cuando él esté de espaldas tuyo. También puedes agregar a este juego, caricias en el pelo, y en las orejas. Jugar con el cuello es el mejor inicio para el encuentro sexual.

Pezones masculinos: También son, para muchos hombres, una fuente inagotable de placer. Puedes besarlos, tocarlos, mordisquearlos suavemente, pellizcarlos con cuidado y también rozar tu cuerpo contra ellos.

Brazos y manos: Son áreas poco explotadas del placer masculino, pero resulta que acariciadas de manera correcta, son altamente eróticos. Puedes, por ejemplo, estimular sutilmente la parte de la axila (evitando las cosquillas) o por ejemplo tomar una de sus manos y sensualmente succionarle uno de sus dedos. Esto lo dejará loco, prueba y verás.

Abdomen: Una zona que es algo así como el preludio al sexo oral. Puedes pasar tu lengua por esta parte de su cuerpo, para luego ir bajando lentamente con tu lengua. Esto hará que se sienta altamente excitado y ansioso.

Espalda: A los lados de la columna vertebral se encuentran receptores sensitivos. De este modo, la espalda es sin duda, una de las grandes zonas erógenas masculinas. Acá, podemos aplicar todo tipo de caricias, pueden ser por ejemplo, masajes, besos, puedes pasar tu lengua por esta zona también.

Piernas: Otra zona olvidada durante el preámbulo. Puedes besar la parte interna de los muslos, lo que genera bastante placer. Acaricia sus muslos, bésalos, tócalos.

Glúteos: Las caricias en esta parte también pueden ser altamente excitantes. Por ejemplo si estás en la posición del misionero puedes acariciar esta zona. Como dato, donde termina el glúteo y comienza el muslo es una zona altamente sensible.

Punto P: Se trata de una de las zonas erógenas masculinas más importantes, pero a la vez es una de las más polémicas, ya que se encuentra en el ano. Se puede estimular a través de dos formas, una más indirecta que es presionando con el dedo índice el perineo (se encuentra entre los testículos y el ano) y de forma más directa que es introduciendo el dedo o la lengua en el ano.

Zona genital: Acá hay muchas alternativas de estimulación. Por ejemplo, la punta del pene es la zona más sensible del cuerpo masculino, para la estimulación puedes usar boca o manos. Los testículos también son una parte del cuerpo del hombre altamente sensible pero que, acariciado con destreza y suavidad, entrega una alta sensación de placer.

 

Jessica Ramos

Comentários Facebook