Dogging: la nueva apuesta sexual que ya está en Chile

Nació en la década de los 70 en Inglaterra, pero ha vuelto a tomar fuerza en el mundo gracias a las redes sociales. Tiene variantes, como tener sexo casual con desconocidos en lugares públicos, participar de orgías o simplemente dejar que otros vean cómo tienes sexo. Hoy existen comunidades organizadas y hasta con normativas para poder llevar a cabo esta práctica sexual que también puedes encontrar en nuestro país.

Por Jessica Ramos V.

Para ser exactos el Dogging es una práctica sexual que nace en la décadas de los 70 en Inglaterra, con los años desapareció, pero nuevamente en los últimos años tomó fuerza y cada día gana más y más adeptos especialmente por países europeos como lo es, por ejemplo España. Esto gracias al surgimiento del Internet y en específico de las redes sociales que facilitan el contacto y la organización.

En palabras simples, Dogging es el gusto por hombres y mujeres heterosexuales por tener sexo en lugares públicos y con personas que no conocen. La gracia es hacerlo en lugares en que pueden ser vistos e incluso tocados por otros.

Esta audaz tendencia sexual proviene de la palabra “dog”, perro en inglés, porque muchas personas quienes lo practican, se excusan que deben salir de la casa para pasear al perro. Otros aseguran que se llama así por los canes y su comportamiento sexual.

Ahora, algunos aseguran que no sólo las redes han ayudado al resurgimiento de del dogging, sino que también la aparición del libro “50 sombras de Grey”  y se estima que con la película se doblaron la cantidad de adeptos.

El perfil de los “doggers” son hombres y mujeres de entre 18 y 70, provenientes de todas las clases sexuales, que son amantes del riesgo y que tiene ganas de condimentar su vida sexual.

Ha llegado a tanto esta tendencia que es posible encontrar en las redes sociales verdaderas comunidades de doggers, quienes sin problema alguno, cuentan sus experiencias o incluso suben fotos de sus encuentros. Además de este modo, también se ponen en contacto y coordinan citas.

Ahora están los doggers que les gusta tener sexo a la vista de todos y otros quienes simplemente quieren mirar a otros teniendo sexo. También están quienes deciden hacer esto en pareja o solteros.

El dogging se ha convertido en una práctica tan masiva que tiene sus normas. Por ejemplo, se indica que si un auto está en una zona oscura y enciende y apaga las luces, eso significa que en su interior hay una pareja que quiere que ser vista mientras mantiene relaciones sexuales. Si la puerta está abierta, esto es una clara invitación a ser parte del encuentro.

Ahora, no sólo se puede hacer esto en autos, hay otros lugares estipulados para el dogging, como lo puede ser en el campo, en un parque, estacionamiento, garaje etc, la idea es tener muchas alternativas de lugares. Aún así se cuida mucho la identidad de quienes participan de esta particular comunidad, incluso está prohibido entregar datos personales como números de celular o direcciones.

Hay otras reglas:

-No insistir en el caso de no ser invitado a participar

-No seguir el encuentro sexual en un domicilio particular

-No llevar artículos de valor

-Usar preservativos

-Mantener el respeto con los participantes

-No verse nunca más con otro dogger

En Chile también hay dogging

Si bien esta tendencia sexual es más bien europea, también ha llegado a Chile. De hecho es posible encontrar algunos sitios que invitan a registrarse para poder unirse a una comunidad de doggers.

 

Jessica Ramos

Comentários Facebook